Puede ser difícil autoalojar muchas aplicaciones de código abierto si no eres un experto en Linux. Varios proyectos intentan facilitar esta tarea: ofrecen a los nuevos administradores un sencillo instalador basado en la web y vienen configurados de fábrica para soportar aplicaciones seguras y estables. Hay un gran número de aplicaciones diferentes que pretenden satisfacer esta necesidad, pero hay dos que destacan: Cloudron y YunoHost.

leer más